Hace poco me pidieron contar mi experiencia, lo que derivó en el siguiente texto que quiero compartir contigo por si te es de utilidad utilizar mi modelo de trabajo en tu proceso creativo.

Mi experiencia la puedo contar mejor describiendo mi proceso creativo, proceso en el cual he ido trabajando y mejorando a lo largo de los años.

Me gusta ilustrarlo como una pirámide, una pirámide de tres secciones, empezando con lo básico, porque la parte más importante y la que hace sólida y exitosa  una estrategia es la base, muchas personas tienden a despreciar lo obvio, pero a mi me gusta empezar por hacer una radiografía del proyecto/organización, de sus básicos, analizar detalladamente sus características, enfocando con mayor severidad en sus defectos y áreas de oportunidad, una vez teniendo un  buen panorama o base, podemos trabajar con el proceso superior.

Ahora sí toca es determinar las metas y objetivos a cumplir, esta fase la centro en lo más importante, el target o segmento que nos va a llevar a cumplir todas nuestras metas (compras, suscripciones, o sea cual sea el/los objetivos), una vez identificado el target, selecciono y propongo los mejores canales digitales que encajen con el perfil de nuestro consumidor, estoy consciente de que no todos los canales funcionan para todos los clientes, tenemos que seleccionarlos cuidadosamente para no desperdiciar recursos y enfocarnos con el mensaje adecuado, en el lugar y momento adecuado, algo así como nosotros provocar “la buena suerte”, una vez claros los canales, determinar la estrategia de comunicación y generar los contenidos, contenidos siempre pensados en que sean altamente digeribles (al hacer esto logramos que los resultados alcancen primero muy buenos niveles de éxito orgánico, lo cual reduce la cantidad de dinero a invertir en campañas pagadas), con esto me refiero a que quien los consuma haga 3 cosas, reaccione, comente y comparta, en ese orden.

Proceso creativo de Marketing Digital

Ese proceso creativo es el que me ha permitido contar con la satisfacción de mis clientes a lo largo de mi carrera.

La parte superior de ésta pirámide se llama lealtad, y es indispensable trabajarla en equipo con todas las áreas de la organización, es la parte en donde por nuestro buen trabajo y excelente servicio y atención, logramos, no sólo que nuestros clientes se vuelvan clientes recurrentes y que siempre estemos en su top of mind, sino que hagan por nosotros algo muy valioso: recomendarnos. El tipo de recomendación más poderoso es el boca a boca, uno a uno, pero con las posibilidades que nos da el social media, podemos hacerlo mucho más sólido, ya no uno a uno, sino un tipo de recomendación uno a muchos.

Este proceso creativo siempre está en constante medición para poder hacer los ajustes en los tiempos adecuados y no cuando ya pueda ser algo en tendencia negativa, de ser el caso.

En resumen ese es actualmente mi metodología de trabajo, no es perfecta, pero siempre es perfectible.